Corre el año 1954. El CPD transita una etapa
de notable crecimiento, los directivos se
entusiasman con las últimas refacciones que
se realizan en un edificio de la calle Rodríguez
Peña, casi esquina Tucumán.
Es la sede propia de la Institución, un sueño
hecho realidad que los enorgullece. La especial
circunstancia sirve como estimulo para encarar
otra de las iniciativas que figura en los planes.
Es una idea que con el transcurrir del tiempo,
se convertirá en una realidad por mas exitosa.

Se trata de la creación de un trofeo para premiar
al mejor deportista de cada año, teniendo en cuenta,
naturalmente, el rendimiento en la competencia, pero
considerando también la hidalguía demostrada
durante su desarrollo.Llega el mes de septiembre
y se define el nombre de la distinción. Se solicita al
escultor Mario Chiérico que plasme la idea de una
estatuilla y lo hace de modo impecable: ha nacido
el Olimpia.Claro que la primera entrega debe tener
un marco adecuado. Se decide, entonces, organizar
un Festival homenaje al Deportista del Año. Y se
resuelve también editar un programa con avisos.

La noche esperada da lugar a una fiesta extraordinaria. Es el 3 de Diciembre. Se desarrolla en un ámbito inmejorable el Luna Park. Y, con ese marco de profunda raigambre deportiva, el primer Olimpia de lahistoria es entregado a un ídolo indiscutible: Juan Manuel Fangio.

La importancia del acontecimiento quedo
reflejada por las figuras que formaron parte
del segmento artístico que enriquece la reunión:
Atahualpa Yupanqui, Juan Carlos Mareco, Elder
Barber, Héctor Gagliardo, Fidel Pintos, Pedro
Quartucci, Fernando Ochoa, Los Cinco Grandes del
Buen Humor, Ubaldo Martinez, René Cóspito, Juancito
Díaz, Leo Belico y las orquestas de Juan Darienzo,
Anibal Troilo y Mariano Mores.Numeroso público
asiste al espectáculo. Por cada entrada popular se
abonan 8 pesos de aquel entonces.

Por eso hoy resulta ineludible mencionar a quienes, desde la Comisión Directiva, dieron vida a éste auténtico orgullo del CPD. Fueron ellos Presidente: José R López Pájaro, Vicepresidente: Saveiro D’Agostino; Secretario: Conrado Diana Costa, Prosecretario: Félix Daniel Frascara, Tesorero: Héctor J Vega, Protesorero, Domingo Travi Basualdo, Secretario de Actas: Washington Rivera, Bibliotecario: Héctor De Thomas, Vocales Titulares: Luis Benedicto, Fernando Notariani, Roberto Federici, Vicente Gandolfo, Vocales Suplentes Carlso De la Barga y Victor Hugo D’Angelo.